6c1a327cb444918bff2aaa6aaca1ab76–viva-mexico-beautiful-love

Anónimo (Comunidad LDM)

Nuestras vidas se cruzaron aprendiendo capoeira, sí, hacemos capoeira. Ella nos robó el corazón y nos ha enseñado, entre mil cosas, el valor de la amistad. Somos capoeiristas y somos amigas. Nos queremos, nos apoyamos, nos hablamos con la verdad aunque no siempre estemos de acuerdo al escucharla. Hemos vivido infinidad de experiencias juntas, necesitábamos estar juntas ésta vez.

Nos comunicamos y planteamos reunirnos. “Vamos al ERUM, ahí necesitan voluntarios y sabrán decirnos qué hacer y dónde ayudar sin estorbar.” Llegó la hora de la cita, nos abrazamos, compartimos nuestro sentir. Seguíamos con dudas de dirigirnos al lugar correcto.

-Busca la dirección.

-Aquí está, no le entiendo.

-Sigue derecho, es tres cuadras para allá.

Como todos los que caminamos nuestra ciudad después del terremoto, encontramos a nuestro paso escombros, vidrios rotos, calles vacías… cruzamos la mirada con gente sin expresión, con miedo, con incertidumbre.

Llegamos a un lugar equivocado, la fábrica textil de Chimalpopoca. Rescatistas, brigadistas, civiles, policías, comerciantes, maquinaria pesada, tierra, más gente, cartulinas pegadas en paredes fracturadas, camionetas transportando herramienta y voluntarios. “Llevo quince años vendiendo aquí, ayer se cayó ese edificio ante mis ojos. Me fui, quería saber que mi hija estaba bien. Llegué hoy, no sabía que iba a encontrar todo esto. No dimensioné. Sigo sin creerlo.”

Infinidad de personas de nuestra edad llegaban ansiosas por hacer algo.

-Vamos para allá, no tenemos equipo.

Así fue como llegamos a un centro de acopio.      

-¿Qué hacemos?

Dejamos nuestras mochilas y nos distribuimos.

– Yo me quedo haciendo tortas.

– Yo también.

– Nosotras vamos a las mesas.

Formamos parte de una cadena de trabajo tal cual lo hemos hecho en otras ocasiones, la única diferencia es que estábamos con gente desconocida.

– Ya no hay bolsas.

– Pásame la cinta.

– Acomoda bien la comida.

Hubo momentos de desorganización pero juntas logramos librar las ansías. Se alzó una voz: “Empaquen 200 bolsas con agua y barras de amaranto”. Uno, dos, tres…

– Clasifica la caja, ten el plumón.

 

Agua con alegría

 

1 reply added

  1. Magaly Sun 27 de septiembre de 2017 Responder

    Gracias por estar, pero simplemente gracias por existir. Familia Longe do Mar!
    Con amor!

Leave your comment